Fundada el 22 de noviembre de 1981, en el Club Social y Atlético Ezeiza. Sede: Avellaneda 51, José María Ezeiza

Asamblea Extraordinaria: los socios del Club Ezeiza apoyaron la autonomía de la Biblioteca Storni

Ahora se abre un período de transición para la creación de una Biblioteca Popular. 

Tal como estaba anunciado, el pasado domingo 20 de mayo de 2012 el Club Social y Atlético Ezeiza tuvo una Asamblea General Extraordinaria para tratar el pedido de autonomía de la Biblioteca Pública Alfonsina Storni, que finalmente fue aprobado por los presentes sin ningún voto negativo. La reunión —convocada por la comisión directiva— tuvo lugar en la sede Club (French 161, de José María Ezeiza), y comenzó a las 11:30, en segunda convocatoria, de acuerdo con lo estipulado por el estatuto.
Tras la designación de dos socios para la firma del acta, el presidente de la entidad, Héctor Oscar Lezcano, abrió la asamblea y le cedió la palabra al presidente de la subcomisión Biblioteca Pública Alfonsina Storni, José María Marcos, quien explicó los motivos del pedido. De forma especial, participó de la asamblea el abogado Hugo Solís, quien aclaró aspectos legales para concretar este paso. Entre los presentes a la asamblea estuvo Catalina Saracino, fundadora y principal referente de esta querida entidad.
MOTIVOS
En su turno, Marcos agradeció a los socios el hecho de “haberse acercado a charlar sobre el futuro de la Biblioteca, para que podamos explicar por qué creemos que la Biblioteca Pública necesita transformarse en una Biblioteca Popular”. Luego, recordó: “Hace tres años soy el presidente de la subcomisión de la biblioteca pública. Fui convocado por Catalina Saracino, quien pese a no integrar formalmente la subcomisión sigue siendo uno de nuestros apoyos fundamentales. Cuando asumimos nos encontramos con el eterno problema de la falta de fondos, incluso agravado porque la biblioteca tenía hasta ese entonces un interesante ingreso por el dictado de talleres, que no pudieron seguir porque comenzaron a ofrecerse en forma gratuita desde la municipalidad. Y en lo relativo a los socios protectores, sólo veintiocho estaban al día. Eso hizo que nuestra meta inmediata fuera reunir fondos para el funcionamiento de la entidad, además de haber generado diversas actividades culturales que hacen a nuestra idiosincrasia, como recitales de música, presentaciones de libros y encuentros literarios. Si bien hemos tenido una buena recepción en estos emprendimientos, con más de 100 socios protectores que pagan y con una economía más estable, comprendemos que se necesita dar un paso más para fortalecer la institución. Y aquí es donde llega el pedido de la autonomía”.
“Desde nuestra visión —prosiguió Marcos—, la autonomía permitirá a la biblioteca tener una personería jurídica propia y poder crecer ante las nuevas demandas de la sociedad. La meta es crear una Biblioteca Popular, para que podamos incorporarnos a la Comisión Nacional de Bibliotecas Públicas y al Instituto Cultural de la Provincia de Buenos Aires, aspirando a generar posibilidades de gestionar recursos (económicos y humanos), la firma de convenios con otros organismos oficiales y privados, la creación de nuevas secciones (biblioteca digital, sala de computadoras para lectores) y la actualización del material bibliográfico”.
UNA BISAGRA AL FUTURO
Asimismo, Marcos explicó que “en noviembre del 2011 la Biblioteca cumplió 30 años, y quienes integramos la subcomisión pensamos que estamos ante un momento bisagra. Por un lado, el avance de las nuevas tecnologías hace necesario que sea urgente una transformación de los servicios. Por otro, el crecimiento del distrito pone a la Biblioteca Storni, enclavada en la cabecera del partido, como una de las principales referencias para la historia local, perfil que debemos profundizar para proteger la memoria”.
Cerrando su alocución, dijo: “Creemos que la autonomía es un paso más para honrar los 30 años de esfuerzo del Club Atlético y Social Ezeiza, fortaleciendo una entidad que siempre seguirá siendo hija del Club y de nuestra comunidad. Por eso, a todos los presentes los invitamos a acompañar esta transformación, que creemos tan necesaria para cuidar y hacer crecer esta entidad tan vinculada a nuestra identidad”.
CAMINO A SEGUIR
Tras la exposición, los presentes hicieron varias preguntas, que sirvieron para aclarar dudas. De este modo, fueron acordándose los pasos a seguir y se aprobó el pedido de autonomía. Ahora, para hacerse efectiva la voluntad de la asamblea, se abre un período de transición, en el que los integrantes de la subcomisión deberán crear una nueva asociación civil: una Biblioteca Popular. Hasta ese entonces, los bienes de la Biblioteca seguirán siendo del Club. Asimismo, la asamblea le entregó el mandato a la comisión directiva para que, llegado el momento, efectivice la donación aprobada en la asamblea con la supervisión de dos socios.
La propuesta fue avalada por veintiocho votos afirmativos, con sólo tres abstenciones y sin ningún voto en contra. En la ocasión se acordó también entre los presentes que la biblioteca mantenga el mismo nombre de “Alfonsina Storni” y que el estatuto de la nueva entidad prevea que, en caso de disolución, todos los bienes regresan al Club Ezeiza, hecho que propuso Hernán Arnao y que se avaló por todos los presentes.
Otro punto que se acordó es que en la Biblioteca se coloque bien visible una placa con la fecha de fundación, con el nombre del Club y el nombre de los fundadores. “Fue una asamblea muy emotiva, por varias cosas. Una por tratarse de la Biblioteca Storni, que es una entidad muy importante para Ezeiza, y dos porque fue una asamblea donde pudimos superar diferencias para pensar en el futuro de la biblioteca y de Ezeiza”, sostuvo Norma Sacchetti, al finalizar la histórica asamblea.

Nota publicada por La Palabra de Ezeiza el jueves 24 de mayo de 2012, página 2.