Fundada el 22 de noviembre de 1981, en el Club Social y Atlético Ezeiza. Sede: Avellaneda 51, José María Ezeiza

Abrazo solidario a nuestra Biblio

Abrazo solidario con manos estrechadas rodeando a
Alfonsina (propuesta por la socia protectora Selva Herbon).
El jueves 31 de marzo de 2016 realizamos un abrazo solidario a la Biblioteca Pública Alfonsina Storni, para conversar con socios, colaboradores y amigos sobre la situación de nuestra entidad. Agradecemos a los asistentes por acompañar a esta institución y, de ese modo, manifestar la importancia que tiene la educación, la lectura y la cultura en el enriquecimiento espiritual y material de nuestras vidas.

UN ESPACIO DE MEMORIA REGIONAL

En nuestra entidad buscamos continuar esa trayectoria de lugar público dedicado a la educación,  el amor a la lectura, el apego a los libros y a la cultura en general, por una cuestión de espacio nos dedicamos particularmente a la memoria regional. Y deseamos seguir así, pero necesitamos colaboración para el día a día y para mantener nuestra independencia, nuestra libertad de  pensamiento, nuestra aspiración de ayudar a las personas que buscan ser autónomas encontrando su  camino en la vida a través del estudio.
Recibiendo a los abrazadores y organizando  los últimos preparativos.
DONACIONES

Recibimos durante el evento: libros, elementos de escritorio, vasos, una muñeca antigua de porcelana que ya sumamos a nuestra colección, crema de manos, alcohol en gel, un difusor que huele riquísimo y $230.

CONVERSAMOS SOBRE NUESTRO DESEMPEÑO ACTUAL

En la Biblio atendemos al público 6 días a la semana. Orientamos estudiantes que vienen a realizar su tarea escolar. Atendemos investigadores. Orientamos vecinos que vienen por distinto tipo de consultas de libros del acervo. De las donaciones de libros y revistas que recibimos obtenemos lo que permanece a la venta en  libros usados (primero ingresamos al acervo lo que no tenemos y lo que ya tenemos lo ponemos a la venta).Descubrimos involuntariamente que la venta de libros usados es también un servicio apreciado y valorado por la comunidad. ¿A quién no le agrada el olor a libro viejo? ¡Ya contamos con muchos vecinos que concurren periódicamente! Les contamos que durante muchos, pero muchos años, los libros repetidos los donábamos a bibliotecas escolares del distrito, en el largo transitar de casi 35 años nos tocó existir cuando fueron creándose designaciones de bibliotecarios en las escuelas públicas y la Biblio Alfonsina Storni de Ezeiza se prodigó y multiplicó en otras recién nacidas, ayudando a  llenar estantes. Ese fue el feliz inicio de nuestra especialización: al haber bibliotecas en las escuelas los chicos dejaron de venir masivamente, en los años 90 llegamos a atender más de 10.000 consultas por año, se hacía fila frente a la puerta y la bibliotecaria de turno criaba várices porque no tenía tiempo, ni silla donde sentarse dos minutos a descansar. El otro factor detonante que hizo migrar a los usuarios fue la llegada de internet y luego fueron las computadoras que entregan en las escuelas.
Pero siempre nos vamos acomodando, o por lo menos lo intentamos, a la realidad que nos toca atravesar.
Y con oído sensible de buenos vecinos nos fuimos convirtiendo en la memoria de lo regional. Tenemos un sector dedicado a lo zonal y acompañamos desde nuestro lugar lo que interesa al pueblo, con presencia, contención (además de libros guardamos objetos de importancia histórica), orientación y publicaciones (los libros y los calendarios), además de los encuentros con vecinos, historiadores y estudiosos de lo vinculado a Ezeiza.
Los recursos con que nos sostenemos son el producto de las cuotas que nos aportan mensualmente los socios protectores, la venta de libros usados, cursos, seminarios, ahora estamos promocionando uno de Expresión fotográfica (sin nada de suerte y eso que es muy económico), paseos culturales (que pueden ver nuestros álbumes en sala o en este blog), bonos contribución, vendemos dulces y huevos de pascua y pasteles y tazas, aceptamos donaciones en efectivo, etcétera.

BUSCAMOS MÁS SOCIOS PROTECTORES

Necesitamos más socios protectores que nos ayuden a multiplicar nuestra voz, nosotros necesitamos darle voz a los libros así como ellos nos dan alas para volar; necesitamos calefacción porque este bello lugar es una heladera en invierno; necesitamos que nos arreglen lo estructural que no podemos hacer nosotros: por las ventanas entra de todo (incluido pájaros), el cielorraso esta cayéndose hace años, un panel de luces flamea en la habitación de atrás  como si fuera una bandera; necesitamos conexión wifi para tener acceso a internet, en estos momentos somos, en ese aspecto, más un museo que una biblioteca porque nos estamos perdiendo de los beneficios y la bondades de la triple www, y la respuesta es sí, hicimos notas a las autoridades y en los medios, el 30 de marzo vinieron  por vigésima vez a mirar como turistas de a pie, lo recién descrito, y seguimos esperando!
Los invitamos a entrar seguido a la biblioteca, a participar en las propuestas, a traer y realizar más propuestas para seguir mejorando, aunque nos supongan medio alejados de la realidad en este segundo piso (¡al que a veces cuesta tanto llegar a pesar de que tiene ascensor!), para que cada día haya más gente en nuestra sala aprovechando los tesoros que tiene, que es uno de los tantos modos de crecer y mejorar que tenemos disponible y para todos en la comunidad.
Abrazo solidario con el señalador del evento 
(propuesta del colaborador Oase).
Alvarito degustó la mesa con las dulzuras que trajeron los invitados.
Los invitados informándose de la propuesta  del 
día y del accionar de nuestra Biblioteca.
Conversamos sobre nuestro desempeño actual.
Abrazo solidario con libros y Alfonsina
(propuesta de la socia protectora Griselda Faure).